Villatuelda

En la ruta del románico del valle Esgueva

Villatuelda se alfombra de oro

Escribía Antonio Machado “He vuelto a ver los álamos dorados”, y en Villatuelda también hemos visto el paisaje pintado de oro. Este otoño lleno de veranillos, anima a la gente a pasear por el camino de La Huelga con los álamos que jalonan el río a medio vestir de hojas doradas, mientras el suelo se cubre con una alfombra de oro.

Llega el otoño 2015 a VillatueldaLlueve oro si sopla el viento y las precipitaciones caídas en los pasados días, han sido oro para el campo. Las temperaturas templadas y la humedad, han favorecido la germinación de las semillas sembradas y los campos han cambiado el color ocre de tierra labrada por el verde esperanza del cereal que emerge del suelo.

Llegarán los hielos y pararán el crecimiento de la planta hasta abril. Así debe de ser. Ahora no toca crecer, es tiempo de enraizar para que en primavera la planta pueda entallar, espigar y granar con los nutrientes que encuentren las raíces.

Paseos junto al rio y paseos por los baldíos en busca de setas, aspirando el perfume del espliego y de la tierra húmeda. En el horizonte se aprecian las bandadas de aves migratorias en formación de “V” y nos llegan desde lejos el rumor de sus graznidos. Es el momento álgido del otoño. La naturaleza barrunta el invierno y nos ofrece los últimos contrastes de colores, preparándose para pasar el invierno aletargada y despertar en primavera.   

¿Te gusta el paisaje de Villatuelda en el otoño?

Comentarios

El otoño tiene su encanto, pero ayer llegó el invierno. Frío y ventisca que no dejarán mal al poeta cuando afirma que "por san Andrés (fiesta de Terradillos) la nieve en los piés". Aunque este año ha fallado lo de "por los santos la nieve en los altos". Pero se acabaron los veranilos del menbrillo de san Miguel y de san Martín (fiesta de Toresandino). No queda mas remedio que buscar el encanto del invierno, que seguro que lo tiene.

La mejor estación del año. Imagino que los cerdos no opinarán lo mismo. Cerdos de cuatro patas, entendamonos. Pero el invierno es igual que Sevilla. Tiene un color especial. Contra el frío no nos queda mas remedio que recurrir al poeta. Ese poeta que dice que en invierno no hay mejor abrigo que un vaso de buen vino. Pues un buen porrón, todavía mejor. Así que habrá que emplearse a fondo. Buscar un abrigaño y a darle al porrón. Con productos propios de la matanza.... Todavía mejor.

El otoño es maravilloso, por fin se puede dormir con la ventana cerrada, no hay que poner ni aire acondicionado ni calefacción, y apetece el plan de peli, sofa y manta, además dejas de llegar sudado a todas partes y ya no tienes que competir por ver quién esta mas moreno.

Añadir nuevo comentario

Síguenos en:

Villatuelda.tk en FacebookVillatuelda.tk en Google PlusVillatuelda.tk en Twitter

RSS de Villatuelda.tkVillatuelda.tk en YouTubeVillatuelda.tk en Wikiloc

Boletín Villatuelda.com

Recibe toda la información en tu correo electrónico


Comentarios recientes