Villatuelda

En la ruta del románico del valle Esgueva

Villatuelda acoge a los vencejos y viste al roble

Ilustación vencejoEn Mayo llegan las últimas aves migratorias a Villatuelda. Los vencejos que cierran la lista, tienen que darse prisa para acondicionar sus nidos y incubar sus huevos, justo antes de que los grandes calores de este mes (así lo afirman nuestras Marzas) hagan eclosionar las larvas de los mosquitos que les sirven de alimento.

Ya se oyen sus peculiares chirridos que alegran las mañanas y las tardes de Villatuelda, mientras surcan los cielos a gran velocidad en busca de sus presas voladoras.

También en mayo se puebla de hojas el roble, que es último en vestirse de primavera, y las viñas brotan con fuerza y alargan sus tallos hacia el sol. Y es que mayo, trae la hoja y noviembre la deshoja.

La viña y el roble hacen bien en no adelantarse como el almendro, porque no es la primera vez que una helada tardía malogra las buenas previsiones agrícolas; y hasta la fecha no puede pintar mejor para el cereal. Las generosas lluvias de los días pasados y las temperaturas agradables han conseguido el óptimo desarrollo de las plantas, y el campo luce sus mejores galas.

¿Te gusta Villatuelda en primavera?

Comentarios

Primavera es primavera. Los días son largos, las temperaturas agradables, el roble se puebla de hojas y llegan los vencejos. Pero lo más interesante está en las típicas porronadas de Villatuelda. Son más sosegadas, no hace frío en la calle, se desarrollan al aire libre, y se empieza a beber el vino con chispa de la cosecha pasada que fue muy buena. ¡Ay! como envidio la vida bucólica y pastoril de la antigua Arcadia. Las porronadas tienen esas cosas, que son muy emotivas. ¡Viva la primavera y el vino con chi... chi... chispa!.

No todo es tan bucólico. Hay días de mucho calor. Otros de poco. El viento va por libre.
Es la hora y todo está preparado. Y hay que tomar la gran decisión. Y eso es muy muy dificil. Es todo un arte. La hacemos atrás? La hacemos delante? O quizás sea mejor hacerla a los lados. Y lo que sucede en España. Si hay cuatro personas, hay cuatro opiniones distintas. Pero al final se toma la gran decisión. Se decide el lugar exacto donde hacer la porronada. Se monta el "tinglado" y a por ella. Pero ¡ojo! No todo está resuelto. Hay que extremar las precauciones para evitar que el porrón se caliente, por lo que hay que buscar una sombra al lado de la mesa. Pero no una sombra cualquiera. Tiene que ser una sombra que al menos esté al alcance de la mano de uno de los "porroneros". Y entonces, cuando todo eso está resuelto, entonces si. Los pájaros cantan y están felices y comienza la porronada. y los otros pájaros, estos de la porronada, levantan el codo una y otra vez, dicen las mismas cosas de siempre, pero por arte del vino, siguen haciendo gracia. Solo falta la cigueña, que ultimamente no pisa. Pero todo se andará.....

Añadir nuevo comentario

Síguenos en:

Villatuelda.tk en FacebookVillatuelda.tk en Google PlusVillatuelda.tk en Twitter

RSS de Villatuelda.tkVillatuelda.tk en YouTubeVillatuelda.tk en Wikiloc

Boletín Villatuelda.com

Recibe toda la información en tu correo electrónico


Comentarios recientes