Villatuelda

En la ruta del románico del valle Esgueva

Crónica del día del Arciprestazgo de Roa

El pasado sábado 2 de Junio celebramos, en Santo Domingo de Silos, el día del Arciprestazgo de Roa. Esta crónica se complementa con los videos y fotos publicados en nuestro Youtube y Facebook.

La jornada comenzó alrededor de las 10:15 cuando el autobús procedente de Tórtoles de Esgueva hizo su parada en Villatuelda; un total de siete vecinos de Villatuelda subieron al autobús y se encontraron con los pasajeros de Tórtoles de Esgueva y Torresandino, ya que no hubo ningún vecino del pueblo de Villovela de Esgueva que se animara a participar en este día de encuentro, convivencia y fiesta.

Durante el viaje el autobús se fue llenando de gente al hacer sus paradas en Terradillos de Esgueva, Pinillos de Esgueva, Sotillo de la Ribera, Gumiel de Mercado y La Aguilera, siguiendo su viaje hacia La Yecla y Santo Domingo de Silos, pasando por Aranda de Duero.

Como no podía ser de otra forma, el viaje de ida estuvo muy animado, después de las conversaciones y reencuentros de los vecinos de los diferentes pueblos, comenzaron a cantarse canciones populares, gracias a la ayuda inicial del párroco de Torresandino, Villatuelda, Terradillos de Esgueva y Pinillos de Esgueva, Don José Luis Corral Gómez, que entono los primeros acordes con el micrófono, animando a todos los viajeros a seguirle y cantar al unísono.

La primera parada fue el parque natural de La Yecla, un angosto desfiladero compuesto por rocas de materiales calizos, horadado por la acción natural de las aguas del arroyo durante millones de años; el desfiladero esta acondicionado con puentes y pasarelas colgantes, que permiten recorrerlo disfrutando de la vista de las cascadas y pozas por donde fluye sinuosamente la corriente de agua. Durante la visita se pudieron ver gran cantidad de buitres leonados, que anidan en esta zona, y uno de los más extensos y mejor conservados sabinares de toda Europa.

La Yecla

En este paraje bucólico tuvo lugar el encuentro con el resto de paisanos que componen la totalidad de los 39 pueblos pertenecientes al Arciprestazgo de Roa, que desplazados en autobuses y coches particulares, se apuntaron también a este día de celebraciones y reencuentros.

La siguiente parada fue Santo  Domingo de Silos, donde se descargaron las mesas y sillas de los autobuses para llevarlas a la zona de acampada, preparada y acondicionada tanto para decir misa, como para realizar el almuerzo; fue aquí donde se dejaría la vianda, que mas adelante se compartiría fraternalmente entre todos, pero antes había que regresar al centro de la localidad para oír la misa.

La misa tuvo lugar en la iglesia de San Pedro (realizada entre los siglos XII y XVII) y fue oficiada por el arcipreste de Roa, Don Daniel Sanz Rincón (Párroco de Castrillo de la Vega, Berlangas de Roa, Fuentecén y Hoyales de Roa) junto con el resto de párrocos y frailes del Arciprestazgo de Roa que asistieron al evento. Durante la misa se recordaron todas las iniciativas llevadas a cabo durante el presente curso pastoral cercano ya a su fin y se rogo por su buen término y mejor comienzo del siguiente.

Misa en la iglesia de San Pedro de Santo Domingo de Silos

Posteriormente a la misa, se regreso al lugar de acampada, donde una vez montadas las mesas y sillas al cobijo de las sombras de los muchos árboles, y bendecidos los alimentos, tuvo lugar la comida campestre, donde se compartieron los alimentos entre todos los vecinos, familiares y amigos reunidos en esta ocasión especial. El plato estrella de la jornada fue la socorrida tortilla de patatas, y su variantes con chorizo, queso, cebolla, etc. También se compartió el postre, rosquillas y almendras garrapiñadas artesanales junto con pastas y galletas; tampoco falto el vino durante la comida, ni el coñac al final para facilitar la digestión.

Una vez finalizado el ágape, empezó a sonar la música de los dulzaineros, animando a la gente, que enseguida comenzó a bailar y a participar en los diferentes juegos que Don Pedro Juanes Contreras, párroco de Guzmán, Boada de Roa, Pedrosa de Duero, Quintanamanvirgo y Villaescusa de Roa había preparado y organizado para la ocasión.

Durante este tiempo, aquellos que lo desearan tenían la posibilidad de visitar el monasterio de Santo Domingo de Silos, una visita guiada en grupo, que permitió contemplar el interior de la abadía benedictina y conocer su historia. Se paseo en silencio por el gran claustro románico, descubriendo el significado de las diferentes escenas plasmadas en sus bajorrelieves, que representan La ascensión, Pentecostés, El sepulcro, El descendimiento, Los discípulos de Ermaús, La duda de Santo Tomás, La anunciación a María y El árbol de Jessé.

También se descubrió el porqué de las diferencias entre las columnas, debidas estas a que hubo diferentes maestros que construyeron el templo; se pudieron apreciar también los capiteles, los mosaicos del suelo y el artesonado múdejar del techo, ricamente decorado con escenas de Castillas de los siglos XIV y XV; el famoso ciprés del jardín del claustro plantado en 1882, con más de 25 metros de altura fue también digno de admiración.

Se pudo visitar el antiguo laboratorio, donde los monjes preparaban antaño los medicamentos y la botica, donde los dispensaban; la biblioteca y el antiguo refectorio (donde comían los monjes) reconvertido en museo, donde actualmente se exhiben una colección de obras de arte relacionadas con el propio cenobio, tales como pinturas, orfebrería, esculturas…

Para completar la visita, se pudo visitar la exposición temporal (del 13 de marzo al 27 de junio de 2012) del artista Mateo Maté, llamada “Universo personal”, donde se plasma la vida cotidiana de los aproximadamente treinta monjes que residen en la abadía, dedicada a la oración, el trabajo, el estudio, el ocio y el descanso, según un ciclo de tareas estrictamente ordenado. Para ello, el artista toma varios objetos personales de uso cotidiano de los monjes y los distribuye sin orden aparente dentro de un espacio que desafía las leyes de la gravedad y la lógica; ayudado de las nuevas tecnologías, filma en tiempo real un universo onírico que muestra a sus visitantes mediante una proyección en la pared de la sala.

De regreso, se compartieron rezos en el pequeño anfiteatro de la zona de acampada, dirigidos por Don José Luis Corral Gómez, y tuvo lugar el acto mariano, con la procesión de la Virgen del Rosario, prestada por la Iglesia de San Pedro de Santo Domingo de Silos y amenizada por los dulzaineros y las jotas que bailaron muchos de los asistentes.

Acto mariano con procesión de la Virgen del Rosario en Santo Domingo de Silos

Al finalizar el día se tuvo la oportunidad de participar en las vísperas (oración de la tarde) junto con los monjes, en la iglesia del monasterio de  Santo Domingo de Silos. La oración a la Santísima Trinidad fue en canto gregoriano, un canto llano, simple, monódico (una sola voz) y sin saltos, interpretado íntegramente en latín; plegaria que relajo y apaciguo a los asistentes.

Por último, el regreso a casa fue el momento idóneo para comentar la jornada, los momentos vividos y entonar cantos populares que acompañaron todo el viaje. No pudo faltar el tradicional “Adiós, con el corazón”, en cada parada donde los viajeros abandonaban el autobús y finalizaban su viaje.

Fue un día de celebración, encuentro, fraternidad y comunión, en que el tiempo acompaño y todos pudieron disfrutar de la compañía y amistad que une a los pueblos del Arciprestazgo de Roa.

Comentarios

Se eligió bien el lugar para el día de convivencia del arciprestazgo. Una cobinación de naturaleza, arte y canto gregoriano, en uno de los más reputados centro de espiritualidad católica de España, y porsupuesto mundial.

Añadir nuevo comentario

Síguenos en:

Villatuelda.tk en FacebookVillatuelda.tk en Google PlusVillatuelda.tk en Twitter

RSS de Villatuelda.tkVillatuelda.tk en YouTubeVillatuelda.tk en Wikiloc

Boletín Villatuelda.com

Recibe toda la información en tu correo electrónico


Comentarios recientes